click para ver el ciclo completo:
En PDF En WORD

 

COMUNIDADES VIVAS Y DINÁMICAS. COMUNIDADES DE PARTICIPACIÓN Y DE VIDA (CPV)

Características

El Plan de Pastoral Global de la Iglesia cubana hasta el año 2000 tiene como una de sus prioridades la animación de comunidades vivas y dinámicas "tanto a nivel de iglesias parroquiales y diócesis como a nivel de base en las pequeñas iglesias domésticas" que crecen en nuestros barrios y campos y que tienen el propósito de ser auténticas comunidades de participación y d vida (CPV) que ese Plan llama "Comunidades vivas y dinámicas" y que cuando se trata de ellas en barrios, grupos pequeños, se le llama Comunidades eclesiales de base. En nuestra diócesis les llamamos a las CEBs: "Comunidades de Participación y de vida"

En Cuba, estas comunidades tienen sus propias características y están internamente ligadas con la Parroquia que cada vez más intenta ser una "Comunidad de comunidades".

El Centro de Formación Cívica y Religiosa brinda este ciclo que tiene como objetivo presentar las notas características de una verdadera comunidad eclesial para que las que se están formando en los barrios no copien las deformaciones y rezagos de algunas comunidades parroquiales y puedan contar desde sus inicios con los instrumentos y la formación necesaria para llegar a ser, cada vez más, comunidades de culto, profetismo y caridad.

Este ciclo y su nombre encuentran inspiración en aquella luminosa exhortación del Papa Pablo IV, la Octogésima Adveniens Nº 47 cuando dice: "... de esta forma los grupos humanos se van convirtiendo poco a poco en Comunidad de participación y de vida".

Sin desarrollar estas tres dimensiones de la misión de la Iglesia no podían llegar a formar una auténtica comunidad católica quedando reducidas a una iglesia dedicada só lo al culto y alejada de la vida cotidiana del barrio al que deben servir con la caridad, el profetismo y los sacramentos.

En cada comunidad el animador debe adaptar estos encuentros a las características propias del barrio y la comunidad incipiente que en él se está formando pero no debe eliminar ninguna de las tres dimensiones de la vida de la Iglesia.

 

  • Destinatarios

Comunidades de los barrios sin templo, comunidades domésticas en el campo, grupos eclesiales, Consejos Parroquiales, comunidades parroquiales.

 

  • Tiempo

11 Encuentros de aproximadamente 90 minutos cada uno. Pueden realizarse una vez por semana o en período más corto. Duración total 20 horas con evaluación y actividad final.

 

  • TEMAS

1.¿Cómo nacieron las primeras comunidades cristianas?

2.¿Qué son las comunidades eclesiales de base?

3.Características de las comunidades de participación y de vida (CPV)

4.La Parroquia y las CPV: Comunidad de comunidades.

5.Las tres dimensiones integradoras de las comunidades eclesiales.

6.Comunidades eclesiales vivas y dinámicas en la Iglesia cubana.

7.Una comunidad eclesial vive de la Palabra de Dios: La Biblia.

8.Las comunidades eclesiales y el estudio del Evangelio.

9.Las comunidades eclesiales y el estudio del Evangelio (Continua ción).

10.Los ministerios laicales en las comunidades eclesiales de base.

11.Las Comunidades eclesiales y su compromiso cívico.

12."Enseñar a pescar, mejor que dar un pescado": Método y pedagogía de las CPV.

13.El animador de las Comunidades eclesiales de participación y de vida.

 

"Mi visita pastoral tiene lugar en un momento muy especial para la vida de toda la Iglesia, como es la preparación al Gran Jubileo del Año 2000. Como Pastores de esta porción del Pueblo de Dios que peregrina en Cuba, Ustedes participan de este espíritu y mediante el Plan de Pastoral Global alientan a todas las comunidades a vivir "la nueva primavera de vida cristiana que deberá manifestar el Gran jubileo, si los cristianos son dóciles a la acción del Espíritu Santo" (Tertio millennio adveniente, 18). Que este mismo Plan dé continuidad a los contenidos de mi visita y a la experiencia de Iglesia encarnada, participativa y profética que quiere ponerse al servicio de la promoción integral del hombre cubano. Esto requiere una adecuada formación que –como Ustedes han augurado- "restaure al hombre como persona en sus valores humanos, éticos, cívicos y religiosos y lo capacite para realizar su misión en la Iglesia y en la sociedad" (II ENEC, Memoria, p.38), para lo cual es necesaria "la creación y renovación de las diócesis, parroquias y pequeñas comunidades que propicien la participación y corresponsabilidad y vivan, en la solidaridad y el servicio, su misión evangelizadora" (Ibíd).

(Discurso del Papa a los Obispos cubanos. La Habana, 25 de enero de 1998)

click para ver el ciclo completo:
En PDF En WORD