anterior

julio-agosto. año VII. No. 38. 2000

ÍNDICE

PATRIMONIO

  

foto 5: Columnas de los portales de los edificios situados en la calle Martí, junto al Parque de la Independencia en Pinar del Río cuyas bases aparecen los motivos similares a pliegues de una tela o cortina.

ART NOUVEAU

SU IMPRONTA EN PINAR DEL RÍO

por Nelson Melero Lazo

     

 

Antecedentes

Es conocido con este nombre el movimiento artístico surgido en Europa hacia la última década del siglo XIX, y que se mantuvo vigente hasta aproximadamente 1910, momento en que son realizadas las últimas producciones dentro de este estilo en el viejo continente. Está imbuido de un profundo sentimiento romántico, tendencia muy de moda en este período finisecular, y aparece como una corriente que intenta contraponerse a todo un momento de incertidumbre y búsqueda que va a producirse en las postrimerías decimonónica; y como alternativa además, a la propuesta surgida por entonces que consideraba a la industrialización, la máquina y la técnica como las expresiones más altas del desarrollo, cuyo auge se manifestaba en un grupo de importantes obras que por entonces fueron ejecutadas bajo estos conceptos.

Recibió diversos nombres en dependencia del país en que se generaron las obras producidas dentro de este movimiento: Jugendstil o Estilo Joven en Alemania, Modern Style o Art Nouveau en Inglaterra, Style Nouille o Macarrónico en Francia, Stile Liberty o Floreal en Italia, Sezession en Austria o Modernismo en España y en general se le conoce también como Estilo 1900.

El Art Nouveau se expresó inicialmente en las diferentes manifestaciones de las artes plásticas: la pintura, la escultura, el grabado y el dibujo; y en las artes aplicadas, la joyería, el diseño industrial y el gráfico, alcanzando definitivamente a la arquitectura.

Entre las figuras internacionales que se distinguieron dentro de este estilo y cuyas obras han trascendido convirtiéndose en paradigmas del movimiento, podrían mencionarse a Louis C. Tiffany, Emile Gallé, Joseph Olbrich, Josef Hoffman o Eugene Gaillard por sus diseños de lámparas, mobiliario, esculturas y otros elementos utilitarios y decorativos. A Gustav Klint, Eduard Munch y Alphonse Mucha; en la pintura y el diseño gráfico. En la producción arquitectónica, el listado sería enorme por lo que me limitaré a mencionar sólo a algunos de los más emblemáticos: los belgas Víctor Horta y Henry Van de Velde, el francés Héctor Guimard, el inglés Charles Mackintosh y el catalán Antonio Gaudí.

El estilo Art Nouveau se reconoce por la fuerte presencia de su decoración, expresada en el motivo de la línea curva sinuosa, con un papel protagónico dentro de ésta, a la vez suelta y libre, que actúa como un marco o contenedor, o que serpentea sobre la superficie, ya sea de una viñeta, un cartel , un elemento decorativo, de un mueble o del propio edificio.

En muchas ocasiones los elementos asumen formas caprichosas, ajenas a las tradicionales, que incluyen como base de la decoración a la propia figura humana, los motivos naturales: florales o vegetales y los animales. Ese carácter otorgado por la soltura de la línea hizo que también se le llegara a denominar como "estilo latigazo" o de "anguila".

Durante un tiempo y sobre todo en el tema referente a la arquitectura, las edificaciones con influencia art nouveau, fueron estimadas más por su condición de excepcionalidad o "rareza", que por el valor intrínseco de la obra, representativa de un período y de una forma de hacer particular. Desde hace ya algunos años, estos criterios valorativos han sido reconsiderados y las manifestaciones de este estilo no se ven ya solamente con criterios de coleccionista o como piezas exponentes de un museo.

 

El Movimiento en Cuba

Como ocurre frecuentemente en Cuba con otras manifestaciones, el auge de este movimiento, sobre todo en el tema de la arquitectura, va a producirse en las dos primeras décadas del siglo XX, con algún retraso con respecto a lo acontecido en Europa.

No siempre el estilo va a lograr realizaciones que traten al edificio y sus ambientes de manera integral. Proliferan las pinceladas a partir de la inserción de elementos aislados de carpintería, herrería, cerámicas y otros motivos arquitectónicos complementarios que se incorporan de forma impostada en edificios ya existentes, o muchas veces en nuevas construcciones que muestran estos detalles como expresión de actualidad; en concordancia con los gustos o la moda imperante en el momento. En otros casos la decoración se aplica externamente en el tratamiento de las fachadas sin que interiormente aparezca ninguna otra referencia al estilo.

Puede expresarse que fundamentalmente la producción arquitectónica art nouveau tendrá como tema principal a la vivienda, cuyos exponentes se encuentran repartidos en casi todas las ciudades y poblaciones importantes de nuestro país. Hay ejemplos destacados del estilo como el Palacio Arenas (1918) en Sagua La Grande, el Palacio Ferrer construido en un ángulo del parque Martí de Cienfuegos por un arquitecto catalán, en cuya arquitectura se aprecia la influencia regional de su autor, algo muy diferente a lo que ocurre con un singular inmueble que se haya localizado en Punta Gorda en la propia ciudad, que se encuentra más emparentado a las versiones inglesa. En las afueras de Camagüey se localiza también una vivienda aislada con evidentes elementos de influencia catalana, al igual que en el reparto Vista Alegre donde se emplazan los únicos exponentes santiagueros, dos casas gemelas construidas dentro de este estilo y, en la más oriental de las capitales provinciales cubanas, Guantánamo, hallamos interesantes edificios art nouveau, destacándose de modo particular las decoraciones murales, los zócalos cerámicos y otros elementos arquitectónicos del elegante Palacio Salcines. (Fotos 1 y 2)

 

foto 1

Vista general de una casa con decoraciones art nouveau en su fachada, en el centro histórico de Camagüey.

 

foto 2

Fachada principal de una de las viviendas gemelas situadas en el reparto Vista Alegre de Santiago de Cuba.

foto 3

Detalle decorativo del edificio situado en Mercaderes No. 265-267 entre Teniente Rey y Muralla en La Habana Vieja, conocido como Casa de los Pelícanos.

foto 4

Vivienda art nouveau diseñada por el Arquitecto Mario Rotllant de 1906, situada en Cárdenas No. 161 entre Gloria y Misión. Habana Vieja.

 

Una fuerte inmigración de constructores y de arquitectos catalanes dejarán su impronta en la arquitectura art nouveau cubana y en particular en la capital, sitio en el que se va a concentrar el mayor conjunto de inmuebles de este estilo.

En La Habana resultan muy conocidos el grupo de edificaciones construidas hacia 1910 en las calles Cárdenas y Cienfuegos, algunas de ellas son obras realizadas por el arquitecto Mario Rotllant, autor también del Palacio Díaz Blanco, situado en la calle Belascoaín No. 1058 entre Clavel y Santa Marta, muy cerca de la conocida intersección habanera de Cuatro Caminos. Este profesional va a devenir en una de las principales y más descollantes figuras del estilo en nuestro país. (Foto 3)

Otros arquitectos con obras significativas son Eugenio Dediot con el importante edificio El Cetro de Oro (ca. 1910) de Reina 301 entre Lealtad y Campanario; Alberto de Castro autor de la casa Crusellas ubicada en esta misma calzada, Arturo Marqués con el hotel Palacio Cueto de 1908 situado en la esquina de Inquisidor y Muralla en la Plaza Vieja de La Habana, el único edificio habanero dentro de este estilo que está dedicado a otra función que no es la habitacional.

Muy cercano a este importante sitio urbano del centro histórico de La Habana Vieja, en la calle Mercaderes No. 265-267 entre Teniente Rey y Amargura se encuentra otro interesante edificio de tres plantas conocido como la casa de los Pelícanos, por la curiosa decoración que enmarca las puertas de acceso principales, con figuras de estos animales. (Foto 4)

Los municipios Centro Habana y Habana Vieja, agrupan el mayor número de edificios art nouveau de la capital. Otros ejemplos destacados se localizan en la barriada de la Víbora como Masiá L’Ampurdá, (1919) en Revolución entre Heredia y Saco y en los miradores naturales que constituyen las lomas de Chaple y el Mazo, donde se ubica entre otras la interesante vivienda de Dámaso Gutiérrez (1913) del Arquitecto Mario Rotllant, ambas pertenecientes al municipio de Diez de Octubre.

Una interesante obra que combina elementos neomoriscos con otros de evidente influencia catalana, específicamente del parque Güell de la ciudad de Barcelona del maestro Antonio Gaudí, lo es el conjunto de los jardines de la antigua cervecería La Tropical, con curiosos motivos decorativos y que fue construido entre 1910-1912.

 

Las Manifestaciones del Art Nouveau en Pinar del Río

La capital pinareña va a mostrar también, al igual que vimos en el resto del país, las manifestaciones de este estilo en su arquitectura de principios del siglo XX. Básicamente, sus principales expresiones estarán dadas por elementos decorativos particulares que aparecen en edificios que presentan un marcado carácter ecléctico, utilizándose con un concepto de tratamiento epidérmico o superficial en sus fachadas. Entre ellos se destaca la reiteración de un modelo de columna muy utilizado en los portales de muchas construcciones de las principales calles de la ciudad. Esta se caracteriza por tener una base de sección irregular, de mayor ancho en su parte inferior, en las que aparecen motivos semejantes a los pliegues de una tela o cortina. Este elemento se halla presente en la arquitectura ecléctica de principios del siglo XX y puede encontrarse en muchas ciudades del país y en algunos de los ejemplos de arquitectura art nouveau de las calles habaneras, de Cárdenas y Cienfuegos. En muchos casos, el fuste presenta decoraciones con elementos vegetales que lo recorren a manera de guirnalda, como en las columnas del portal de la vivienda de la calle Martí No.39-41.

En las decoraciones de las fachadas de las edificaciones van a aparecer también motivos decorativos refereridos a este estilo, como en la vivienda de Comandante Pinares No. 15, a la vuelta del Palacio Guasch y con una influencia evidente de este inmueble que se irradió a las construcciones de su entorno inmediato. Los capiteles de las columnas de dicho edificio están conformados por raros animales mitológicos con sus alas desplegadas. El tema de estas extrañas criaturas vuelve a presentarse en el diseño del friso y el alero combinándose junto a guirnaldas de hojas, flores y ramos de uvas. En el pretil que corona la fachada aparece otra pincelada art nouveau en los resaltos que se enrollan como olas u hojas.

Columnas similares con similar base de cortina las encontramos en Máximo Gómez 189-191 entre Comandante Pinares y Ciprián Valdés, en Vélez Caviedes No. 59-61 y en la casa de las Hijas de la Caridad entre otras construcciones. En el tramo de la calle Martí junto el Parque de la Independencia, se ubican un conjunto de edificaciones de portal corrido donde aparecen una sucesión de estas columnas. En la actualidad uno de estos inmuebles lo ocupa la institución cultural que promueve el destacado pintor pinareño Pedro Pablo Oliva. (Foto 5)

 

foto 6

Detalle de la chimenea de la cocina de la construcción de Martí No. 217 entre Comandante Pinares y Celestino Pacheco en el que se aprecia una franca influencia gaudiana.

foto 7

 

Detalle interior de la casa de las Hijas de la Caridad en Máximo Gómez No. 164 entre Rafael Ferro y Comandante Pinares. Pinar del Río Pavimentos y Mampara de influencia art nouveau.

foto 8

foto 9

Detalle de elementos arquitectónicos de influencia art nouveau en la esquina del edificio del Hotel Comercio en Martí y Vélez Caviedes, Pinar del Río.

foto 10

 

También la edificación que perteneció al antiguo Liceo Femenino, actualmente sede del Palacio de los Matrimonios, situado en el No. 125 de la calle Martí y muy cercano al mencionado parque, muestra detalles de influencia art nouveau en sus puertas y ventanas; las que poseen sinuosas molduras de madera y lucetas de vidrios y bellotes de similar inspiración. Alejándonos un poco del edificio y desde la distancia, es posible percibir la forma de la torre mirador que lo remata, que constituye, sin dudas, un hito dentro del perfil urbano de la capital pinareña, favorecida en particular por el emplazamiento de dicha construcción, en una de las cotas más elevadas de la ciudad, que en un suave recorrido es ascendida por la calle Martí desde sus inicios en su conexión con el conocido paseo del Malecón, hasta culminar en el Parque de la Independencia. Al observar con detenimiento la terminación de la cubierta de esta torre, puede notarse el empleo como impermeabilización de la misma, de un enchape de fragmentos cerámicos de variados colores que nos recuerda la técnica del "trencadich" catalán, tan utilizada por Gaudí en sus obras.

En muchas ocasiones para descubrir las huellas del paso del estilo por la ciudad, es necesario trasponer el umbral de la intimidad y penetrar en las edificaciones para detectar en ellas la presencia, no visible para el transeúnte, oculta, recatada; de algunos elementos arquitectónicos complementarios y decorativos que se incorporan a un mundo interior, caracterizado por la convivencia de los más diversos gustos e influencias. Un ejemplo de esto lo constituye la vivienda de Martí No. 217 entre Comandante Pinares y Celestino Pacheco, que posee un interesante panel divisorio entre la sala y la saleta en el que se incorpora un vitral que incluye un pavo real y otros elementos paisajísticos en su decoración. En la azotea de este mismo edificio se halla la chimenea de la cocina, cuyo marcado diseño escultórico nos recuerda alguno de los motivos empleados en las casas gaudianas de Barcelona. (Foto 6)

Algo similar ocurre al penetrar en el interior de la casa que actualmente ocupan las Hijas de la Caridad en Máximo Gómez No. 164, entre Rafael Ferro y Comandante Pinares, la antigua vivienda de Juan María Cabada (1870), la que fue objeto de importantes remodelaciones en 1915 y 1930. Durante la primera intervención se le incorporaron hermosas mamparas de dos hojas con cristales de opalina de colores y blancos esmerilados que incluyen monogramas grabados con las iniciales JMC, coincidentes también con las de su hijo, posterior propietario del inmueble. Estas poseen además elaboradas tallas de madera de sinuoso desarrollo que recorren parte de la hoja y culminan en remates con motivos vegetales y florales. Los pavimentos de los diferentes locales del edificio, realizados con baldosas hidráulicas, exhiben complicados diseños de filigranas enmarcados por una cenefa perimetral que destaca la composición del motivo central. En todos ellos las decoraciones son de inspiración art nouveau, al igual que la de los rodapié. (Foto 7)

No sólo es posible observar en este edifico estos detalles interiores descritos en los anteriores párrafos, sino también están presentes motivos art nouveau en su fachada principal, las que se manifiestan en las jambas o molduras que enmarcan los vanos de las puertas y las ventanas, que ostentan jarrones con ramos de flores que ascienden hasta la parte superior, culminando en un motivo floral en su parte central. También se denota, en el friso de guirnaldas florales que recorre toda la fachada bajo la cornisa y el pretil, en las ya mencionadas columnas que muestran los motivos decorativos similares a pliegues de tejidos o cortinas; y en los balaustres de las barandas del portal que presentan igualmente decoraciones florales con esta influencia estilística.

En su vecina inmediata, la construcción que alberga al Palacio del Obispado, también están incorporados en sus barandas motivos similares.

Finalmente quiero referirme, en mi criterio personal, a la más importante manifestación arquitectónica con influencias del movimiento art nouveau en la ciudad, el Hotel Comercio (1902-1904) localizado en la céntrica esquina de las calles Martí y Vélez Caviedes. El tratamiento y el uso de elementos decorativos pertenecientes a esta filiación estilística, se limita a la expresión exterior de sus fachadas; y está expresado en los curvos y ondulados capiteles de las columnas de los portales por ambas calles, en las suaves formas sinuosas que asumen los dinteles de los vanos de las puertas y ventanas de la planta alta, en el irregular movimiento del pretil y sobre todo en la decoración particular con que ha sido tratado el cuerpo alto que remata el cuerpo ochavado que se produce en la intersección de las fachadas del edificio en la esquina de ambas calles, con un balcón aislado en su centro y los pináculos que rematan el pretil de la azotea. Esta torre mirador se percibe con gran fuerza desde la calle Real y constituye un importante cierre visual de la perspectiva de esta importante vía. (Foto 8)

Es de destacar, que por su temprana fecha de construcción, este edificio se sitúa hasta el momento, como uno de los primeros exponentes arquitectónicos en nuestro país, en incorporar en su tratamiento decorativo motivos de filiación art nouveau, del que se tienen referencias.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Castilla, B: La complementariedad varón–mujer nuevas hipótesis tecno: Volumen 1 (103–152) 1993.

2. Viladric P. J. La agonía del matrimonio legal. Einsa, Pamplona, (76–77) 1989.

3. Doms, H: Bisexualidad y matrimonio. Misterium salutres vol. II (795-816) 1969.

 


siguiente